Información sobre reservas

Teléfono     927 67 10 73

Móvil            651 33 06 92

casarural.azabal@gmail.com

© 2012 casaruralazabal Un cuadro de una Colmena

Producción histórica en Robledillo de Gata

La historia de Robledillo de Gata se remonta a épocas tan antiguas como el periodo de Bronce Medio, hecho que demuestra la estela-ídolo encontrado en la zona y conservado actualmente en el Museo de Cáceres. Parece ser que durante el proceso de romanización se empezó a elaborar el vino, uno de los productos más típicos del pueblo.

Debido a su situación en el valle y por la ausencia de terrenos plano, se empezó a transformar el paisaje con la construcción de bancales que permitiesen el aprovechamiento del terreno para la producción de cultivos tales como las viñas y los olivares.

El sector productivo agrario de Robledillo de Gata ha sido hasta hace pocos años muy variado, produciendo y exportando vinos y aceite, con huertos donde cultivar legumbres y numerosos árboles frutales como naranjos, perales, ciruelos, higueras, etc, y frutos de otros árboles como piñones y castaños, habiéndose perdido recientemente castañares con gran producción.

El ganado se componía de importantes rebaños de cabras, que se guardaba en las casillas. Los mulos necesarios para las labores del campo y de carga. Así como cerdos para hacer las tradicionales matanzas de donde se obtenían jamones, chorizos, salchichones, lomos y morcillas.

Del campo también se aprovechaba la caza de jabalíes, conejos, liebres, palomas, tórtolas, etc, y en el río se podía conseguir algo de pesca de truchas.

Otra actividad muy importante para nosotros es la apicultura, de donde obtenemos la miel y el polen y una de las principales a las que nos dedicamos.

En los últimos años se ha pasado de trabajar en sistemas de autoproducción para consumo propio y pequeñas ventas, a pasar a formar parte de cooperativas que permiten un mejor aprovechamiento. Las principales son cooperativas de vino, de aceite, y apícolas como Apihurdes.

Actualmente y gracias al turismo se ha potenciado mucho el alojamiento rural, con la aparición de varias casas rurales y el sector hostelero, pasando de tener un bar en los años 80, a llegar en ocasiones a 5 o 6 bares funcionando simultáneamente en verano.